ESE PEQUEÑO INSTANTE

Ahora comprendo más sobre ese pequeño instante cuando tomaste mi mano por primera vez.
No había escapatoria.
Yo sabia, estaba segura, que ibas a desequilibrar mi mundo.
Mi cerebro me avisó pero mi tonto corazón no quiso seguir su sabio consejo.
Fue como si en ese momento se abriera frente a mí na puerta pero alguien, una voz del otro lado, susurraba “Favor de No Entrar “.
¿Cuán tentador puede ser eso?
Lo suficiente, sí definitivamente, lo suficiente para que yo entrara.
Sin arrepentirme de haberlo hecho, hoy, te digo que te quiero y que me arrepiento, sí definitivamente me arrepiento, de que me falté valor para gritarte a la cara que “! A medias no quiero nada!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s